Reviejo Nutrición en los Medios

CUCHARADAS DIARIAS DE AZÚCAR. ¿REALMENTE PASARSE EN NAVIDAD ES EL PROBLEMA?



Llega la Navidad, y podría hablar de trucos, dietas flash para antes o después de las fiestas, pautas depurativas y diuréticas por si nos pasamos durante estas fechas. Pero ahora no lo voy a hacer.

Hoy vamos a ser escuetos y aconsejarte, intenta controlarte, comer con moderación, para no sobrecargar tu hígado, tu riñón o colapsar tus arterias en cuatro comidas.

Te podrán vender mil técnicas, dietas o productos, pero el verdadero método es aprender a llevar un estilo de vida saludable.  Cuando lo consigas y lo interiorices, aunque dos días comas un poco más, tu cuerpo no te pasará factura.

A fecha de hoy las Navidades y las comilonas no importan. El problema real está en el día a día, tu rutina, en toda la comida procesada que tenemos en nuestras cocinas.

El problema esta sobre todo en la forma que la industria se aprovecha de la poca información de los consumidores para vender “mierda envasada” como “lo mejor para tu salud”.

Desde el colectivo profesional cada día lo vemos y lo tenemos más claro.

Incluso el consumidor sabe que algo está pasando. Pero es difícil ver la realidad cuando estos productos están avalados por asociaciones con mucho peso como es la de pediatría ( SEPEAP) en el caso de los productos para niños.

Aquí es nada, la nueva invención para los pequeños, sumada ya a otras muchas ( tu primer danone, tu primera galleta…) ¿ hasta donde?

Ahora también, “Mi Primer Cola Cao”, para niños a partir de 36 meses (3 años), pero el niño/a de la foto, a mi entender, aparenta más pequeño/a.

Con menos azúcares, esto sí es cierto, ya que el Cola Cao normal tiene un 70 % de azúcar, estas un 36 %. Esto significa que una cucharada sopera al día de “Mi Primer Cola Cao”, les aporta a estos niños (3 años, ojo con esto), la cantidad máxima diaria de azúcar recomendada por la OMS. ¡En una sola cucharada ya están cubiertos de azúcar para el resto del día!

Nos aseguran que lleva vitaminas y minerales… ya, ¡una  manzana y un plátano también! Lleva cereales, pero un bocadillo de pan integral también.